Skip to main content

Recientemente, un cliente se puso en contacto conmigo para discutir su interés en sobredimensionar una instalación solar en su casa de campo. Su objetivo principal era utilizar los excedentes de energía generada para cubrir la demanda eléctrica de su residencia principal, ubicada a unos 10 kilómetros de distancia.

El instalador que contrató le recomendó una instalación de 4.4 kWp, asegurándole que esta configuración era ideal para satisfacer sus necesidades. Sin embargo, esta instalación está sobredimensionada en todos los aspectos, especialmente considerando que el cliente cuenta con dos suministros de energía. Esta situación me llevó a reflexionar sobre los conceptos de energía autoconsumida, baterías virtuales, y la eficiencia en el uso de recursos.

Para ilustrar mejor este punto, imaginemos el caso de un agricultor que cultiva tomates. Después de todo el esfuerzo y cuidado, los tomates crecen y están listos para la venta. El agricultor decide venderlos a una cooperativa a un precio de 0,5 €/kg, obteniendo 500 € por una tonelada de tomates.

Posteriormente, al llegar a su casa, el agricultor decide preparar un gazpacho andaluz y compra 2 kg de tomates en una gran superficie a un precio de 2,59 €/kg.

Esta situación nos lleva a preguntarnos: ¿No hubiera sido mejor que el agricultor autoconsumiera sus propios tomates en lugar de comprarlos a un precio más alto?

La respuesta parece evidente y aplica directamente al caso del cliente con la instalación solar. Autoconsumir la energía generada en el propio hogar es más eficiente y económico que venderla para luego comprar energía de la red a un precio mayor. Esta es la esencia del autoconsumo energético: aprovechar al máximo los recursos propios antes de recurrir a fuentes externas.

En el contexto de las instalaciones solares, sobredimensionar puede parecer una buena idea para garantizar que se cubra toda la demanda, incluso en condiciones desfavorables. Sin embargo, es fundamental evaluar cuidadosamente las necesidades reales y considerar opciones como las baterías virtuales, que permiten almacenar excedentes de energía para su uso posterior.

Además, es importante asesorarse con expertos que puedan ofrecer soluciones personalizadas y optimizadas, evitando así inversiones innecesarias y promoviendo un uso más eficiente y sostenible de la energía.

En conclusión, al igual que en el ejemplo del agricultor, el autoconsumo energético presenta una serie de ventajas económicas y prácticas. Sobredimensionar una instalación solar debe hacerse con un análisis detallado y con una visión clara de los beneficios a largo plazo, asegurando siempre que se maximicen los recursos propios antes de depender de fuentes externas.